• 600 400 2000

Hijos demandantes

Ver receta

A pesar de que la teoría dice que a medida que crecen los niños se vuelven más autónomos, hay quienes son tan demandantes que no nos dejan en paz ni para ir al baño. Quieren nuestra atención las 24 horas del día y aunque intentemos estar es muy difícil de cumplir, debido a nuestras obligaciones y otras actividades y personas con las que queremos compartir. ¿Qué hacer en este caso?

 

Sus miedos y angustias, al no saber expresarlas, se traducen en pataletas o exigencias para que permanezcamos a su lado. Y es que nuestra compañía les infunde esa seguridad que no sienten. Lo que se convierte en una pesada carga para los padres cuando no pueden vestirse, hablar por teléfono, conversar con alguien o comprar tranquilos. Siempre están ellos al lado demandando atención para jugar, hacer tareas, ver televisión o simplemente hacer travesuras. Antes esto, es natural que los padres se agoten y muchas veces reaccionen mal, pero no es lo más adecuado ya que esas reacciones repercuten de manera negativa en el niño.

 

La forma más recomendada para enfrentar este tipo de situaciones es que aprendamos a poner límites y ser firmes, pero con cariño y sin ceder a las presiones. Asimismo, revisar cuánta atención real le entregamos y cuánto de nuestro tiempo con él está efectivamente dedicado son parte de los métodos para lograr que esta situación cambie.

Volver


Copyright © Cencosud, Santiago 2017. Sitio no optimizado para versiones inferiores de Internet Explorer 9.