Cena liviana

Ver receta

La idea es cuidarnos, pero tampoco pasar hambre y menos irnos a dormir con el estómago vacío. Como la idea no es llegar a situaciones extremas ni saltarnos la cena, te proponemos algunas alternativas que te permitirán disfrutar en familia de un rico plato sin descuidar la silueta ni la nutrición.

 

Cuando hablamos de liviano nos referimos a platos que no sean pesados a la hora de la digestión ni tampoco demasiado abundantes, sino lo necesario para quitar el hambre.

 

En este caso podemos recurrir a las carnes blancas y acompañarlas de ensaladas o una porción de quínoa. Otra alternativa es preparar una ensalada de distintas hojas verdes y agregar una salsa de yogur. Además le puedes agregar trocitos de queso fresco o incluso de pollo cocido.

 

Las sopas, y especialmente las cremas, son una buena alternativa que además de sabrosa resulta muy nutritiva y una gran idea para combatir el frío. Zapallo, lentejas, champiñones son algunas de las muchas que puedes probar.

Volver